Christian Burgazzi

Posts Tagged ‘Dar’

Emociones

In Alimento pa'l alma, Momentos Felices, Todos on 6 diciembre 2006 at 10:42 pm


Hoy fue el gran día. Nos levantamos temprano para organizar la carga de las numerosas y voluminosas bolsas de regalos en dos camionetas y dirigirnos hacia La Rinconada, Sector El Bosque, a la Casa Hogar Fundasamaritanos.
El tráfico nos fue relativamente benigno y llegamos a buena hora.

Muchas niñas y algunos niños nos estaban esperando con ansia, habían hecho su tarea: escribir y dibujar mensajes de agradecimiento y de Feliz Navidad en bellas tarjetas y ahora esperaban recibir sus regalos, juguetes, ropita y chucherías, que unos 30 generosos amigos regalaron o contribuyeron a comprar.

“Feliz Navidad, gasia por la fiesta de navidad y por los regalos que dios lo vendiga” Yoli (8)
“Muchas gracias por los regalos que nos ha dado porque como usted sabe a nos sotras nos da mucha emoción” Ginet (12).
“Señor y Señora Primero que todo gracias por los regalos y por todo O.K. y que todo sele multiplique con paz y amor” Jaily (9).
“Gracias por Compartir con nosotras”
“Te quiero” Irian (7).
” le queremos dar gracias porque nos izo pasar un día agradable y que dios se lo multiplique” Dani (9).
“yo la niña angelica le doy gracias por los regalos y con un gran cariño que se va a sembrar en nuestros corazon…” (12)

Las sonrisas infantiles y el corre-corre emocionado llenaban el patio del lugar, que está muy bien organizado y atendido por 10 personas entre personal y voluntarios.

En otra ala de la edificación funciona un ancianato, que alberga unas 20 abuelas, la mayor de las cuales cuenta con ¡103 AÑOS! y está tan bien que no lo podía creer-muéstrame la cedula abuelita-le dije en broma, y salió corriendo (literalmente) a buscarla, y como no la encontró a la primera comenzó a angustiarse-como que me empieza a fallar la memoria-dijo seria. Al rato se me acercó con la cedula en la mano ¡nació en el 1903! Y ella también quería un regalo: una muñeca, para dormir con ella. (Esa misma tarde se la hicimos llegar; nos cuentan que la abrazó con gran emoción)

Finalmente llegó el momento de la entrega, todos adentro, muy obedientes y ordenados.
Abby (2), Roilyn (4), Viviana (5), Rixmary (5), Daniela (5), Dennis (7), Cristhian (7), Yeraldin (7), Kesbyl (6), Danny (9), Dayana (12), etc. etc. fuimos llamando y entregando los paquetes uno por uno.

Ya hacia el final quedaban pocos y Génesis de 6 añitos se angustiaba más y más-¿y el mío?¿y el mío?-repetía acercándose y jalándome del pantalón, mientras sus amiguitas sentadas en el piso abrían sus regalos y armaban una algarabía.
Y el último fue el de Génesis, un paquete más grande que ella, lo agarró con fuerza y se lo apretó al pecho, sonriendo de oreja a oreja.

Ángela (6) estaba privada de la emoción por su ropita-es mía, es mía- eran las únicas palabras que podía pronunciar; no sabía si llorar o reír, la emoción era demasiado grande para su pequeñez.

Danny buscaba ayuda para ponerle las pilas a su carrito de control remoto.
Yeraldin compartía los auriculares de su Discman.
Cristhian se puso sus zapatos deportivos nuevos y los exhibía muy orgulloso.

Erika (5) pasó el resto del tiempo abrazando y alimentando a su “bebe querido”.

Fue impresionante ver el espíritu maternal de esas niñas abandonadas y abusadas.

Las emociones impregnaron el ambiente.
Todo era risa y alegría y todo salió a la perfección, sólo hubo que cambiar un juguete a una niña, por cosas del azar, y por el mismo azar pudimos hacerlo allí mismo.
Al final hubo cantos, torta de cumpleaños y refresco para los niños.

Fue una mañana de emociones encontradas, risas en los labios y lágrimas en la garganta.