Christian Burgazzi

Posts Tagged ‘Poesía’

Plegarias

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 12 abril 2007 at 11:19 pm
María Inmaculada Barrios

***

Mi dolor y yo nos levantamos temprano.
Lo tomé en brazos como a un recién nacido,
lo mecí lentamente.
Balbuceamos tu nombre ¿nos oíste?

***

Acércate a mi causa, mora en ella, haz que no naufrague
el deseo.

***

Me alimento de una certeza. tu presencia detrás de la
humareda.

***
Ya no es posible conocer mi paradero
aquí en la niebla,
dame al menos la certidumbre de tu amor.

***

Se desató el rostro de la lluvia, mis duendes cabalgaron
por sierras y lagunas.
Todo te anuncia y sin embargo sigues en silencio,
indescifrable.

***

Te sé detenido en mis bordes pulsando la penumbra.
Hay frío y las ideas se quiebran como cáscaras.
Entra pronto y cobíjame.

Anuncios

Pablo Neruda

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 5 marzo 2007 at 10:32 pm


El Libro de las Preguntas

12.
¿Sabe la bella de Caracas
cuántas faldas tiene la rosa?

21.
¿Y cuando se fundó la luz
esto sucedió en Venezuela?

Raúl Rivero

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 14 febrero 2007 at 9:46 pm
Poema de Amor

Qué extraña ley universal y humana
impulsa a esta mujer a desvelarse por mis ojos.

Qué fuerza la hace sacar fuerzas, darle una
vuelta más al corazón
y levantarse a luchar inútilmente por mi amor
inútilmente porque mi amor es suyo.

Qué vientos, qué huracanes le arremolina su
pobre sangre
le hacen mover sus huesos y la inclinan sobre
mi cabeza
cuando estoy abatido y traigo en ella una parte
del mundo.

Qué instinto la sacude cuando me tiende la taza
de café
cuando se pone seria, lejana, particular como
una muchacha enamorada.

De dónde surge su alegría cuando yo estoy alegre
y llego a casa cantando una victoria.

Qué soplo la lleva siempre a mi alma si estoy
lejos
solo
y he perdido un pedazo de mí en una aventura.

Ahora mismo qué voz es esta que la nombra,
quién lanza estas manos a escribir
unos versos de amor para mi madre.

Pedro Salinas

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 8 enero 2007 at 8:37 pm

Perdóname por ir así buscándote
tan torpemente, dentro
de ti.
Perdóname el dolor, alguna vez.
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.
Ese que no te viste y que yo veo,
nadador por tu fondo, preciosísimo.
Y cogerlo
y tenerlo yo en alto como tiene
el árbol la luz última
que le ha encontrado al sol.
Y entonces tú
en su busca vendrías, a lo alto.
Para llegar a él
subida sobre ti, como te quiero,
tocando ya tan sólo a tu pasado
con las puntas rosadas de tus pies,
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo
de ti a ti misma.

Y que a mi amor entonces, le conteste
la nueva criatura que tú eras.

Para Alma,
de su repentina amiga.
(un buen regalo de post-cumpleaños)

Emily Dickinson

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 7 diciembre 2006 at 8:05 pm

Si evito que un corazón se rompa,
no habré vivido en vano;
si mitigo el dolor de una vida,
o alivio un sufrimiento,
o llevo de nuevo al nido
a un pajarito herido,
no habré vivido en vano.

María Inmaculada Barrios

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 13 noviembre 2006 at 9:59 pm


Del libro Plegarias


Del Prefacio de Joaquín Marta Sosa
Este libro encierra grandes deafíos para quien lo escribió y para quienes lo lean. Es el desafío de contemplarse y admitirse frágil, insuficiente, necesitado. Y esta naturaleza precaria no se resuelve con la fuerza de voluntad, con una conducta que la obvie, con el temor de dejarse atrapar. Quien no ceda ante sus propias deficiencias con el autoengaño, terminará en medio de una enorme luz placentera. Esa luz no resuelve problema alguno, pero convierte el desafío en la aventura humana más intensa: descubrirse descubriendo a Dios.

INVOCACIÓN

La emoción que nutre mis plegarias es dulce y azul,
no tiene esquinas.

***

Yo, saco de nubes
Yo, piloto triste
Yo, carga de asombro
Yo, fiesta de miedos
Yo, el que se enamora
Yo, el que se desborda
hasta Ti llego a tientas.

***

El frágil, el quebradizo
el que avanza y retrocede
el que se hunde y se repite
el fugaz, el perecedero.
El que olvidó tu nombre,
te recuerda, te invoca.

Federico García Lorca

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 11 noviembre 2006 at 9:49 pm

¡Hay que dar el perfume que encierran nuestras almas!

Hay que ser todo cantos, todo luz y bondad.

¡Hay que abrirse del todo frente a la noche negra,

para que nos llenemos de rocío inmortal!

De Los Álamos de Plata
Mayo de 1919

Más de Rafael García Casanova

In Alimento pa'l alma, Todos on 10 noviembre 2006 at 4:46 pm


Sendero

nunca
tomo

el
camino

de
la
derecha

ni
la
izquierda

miro
arriba

y
tomo
el
sendero

de
los
sueños

Rafael García Casanova

In Alimento pa'l alma, Todos on 8 noviembre 2006 at 5:35 pm


Dios

subí
a la cúspide
del mundo

pregunté
por Dios

“está en
el valle…”

bajé
al valle

volví
a preguntar

“está en
la cúspide”…

un día
lo encontré
en mi soledad

jugando
con mi sol…

Otro de Mario Benedetti

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 6 noviembre 2006 at 11:46 pm


HAGAMOS UN TRATO

Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar
cuenta conmigo
(de una canción de Carlos Puebla)

Compañera
usted sabe
que puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted
es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo

Mario Benedetti

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 3 noviembre 2006 at 9:31 am


La sangre derramada

Cuando la herida viene de muy lejos
la sangre derramada no se seca
lleva en sí misma una tristeza opaca
y nunca se podrá lavar del todo

la sangre derramada tiene historia
de siervos que murieron bajo el sol
lleva en sí misma un corazón insomne
que late a veces y otras veces no

la sangre derramada es un lenguaje
que ya no se conforma con palabras
lleva en sí misma un apretón de adioses
y una canción por todos olvidada

Nicolás Guillén

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 20 octubre 2006 at 10:32 pm

Trece hombres que miran

Mire la calle.
¿Cómo puede usted ser
indiferente a ese gran río
de huesos, a ese gran río
de sueños, a ese gran río
de sangre, a ese gran río?

Octavio Paz

In Alimento pa'l alma, Cuadernos Sagrados, Todos on 1 octubre 2006 at 11:31 pm


Para que pueda ser he de ser otro,

salir de mí, buscarme entre los otros,

los otros que no son si yo no existo,

los otros que me dan plena existencia.